Marcelo Javier Paillalef


Sueños más grandes de los que tienes

Nadie existe sin tener sueños. No todos saben que sus sueños son para realizarse pero muchos menos saben que hay Alguien que tiene mayores sueños que los nuestros, y eso pudiera no interesarte, porque después de todo a quién se le ocurre que venga alguien a decirte que otro sueña más que vos… ¡Problema de él! ¿a mí qué?

En general, cuando alguien realiza sus sueños lo hace después de mucho esfuerzo y por lo general oponiéndose a todo e incluso a todos los que se atraviesan en el camino. No es sencillo el camino de un sueño. Ninguno de los soñadores que haya vivido su sueño te dirá que soñar es soplar y hacer botella, y en el plano puramente humano la capacidad de alcanzar los desafíos más grandes e impensados está al alcance de cualquiera que tenga suficiente determinación como para perseguir su estrella.

Ahora la cuestión de que Alguien sueñe más que vos, tiene que ver contigo. No es que sea una competencia de soñadores sino que tiene que ver con tu propio sueño. Hay uno que lo sueña mejor y más grande de lo que jamás podrías imaginar, nada más y nada menos que tus mismísimos sueños.

Entonces ahora puede que capte tu atención porque seguramente tus sueños te interesan y te gustaría cumplirlos. Antes que nada, ¿estás seguro que tienes un sueño? Y qué tal si tienes la ayuda del que todo lo puede, y que tiene pensamientos mejores para ti de los que nadie tenga, incluso tú mismo.

¡Qué tristeza para los humanos llegar al final del camino y darse cuenta que había un sueño mayor por el que luchar! Esos sueños siempre involucran a otros, y no que uno se valga de los demás para beneficio propio, sino que nuestros sueños cuando son así de grandes alcanzan y benefician a quienes nos rodean.

No hay mayor satisfacción en la vida que hacer con ella algo significativo para la humanidad. Y pocos son los que viven los grandes sueños, pues casi todos luchan por un sueño egoísta. Si aprendiéramos a buscar el bien ajeno tanto como el propio, nuestros sueños crecerían más allá de lo jamás imaginado. Pero se requiere fe y sacrificio. Puede significar que dejes muchos beneficios temporales por algo mayor.

La garantía está en el gran Soñador: Dios. Cumple siempre y le podemos confiar nuestros sueños. ¿Serás uno de esos soñadores?

Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros, a Él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos. Amén. (Efesios 3:20-21).

Me verás llegar París
Copyright ©2016 Goldenahimaaz Diseños Creativos - San Carlos de Bariloche - Argentina